Casos en que se puede reclamar por caída en la vía pública

Elementos probatorios en las caidas en la via publicaÁmbito del caso: Contencioso administrativo. Si por ejemplo vivimos en una zona en la que se están llevando a cabo obras públicas o la calzada se encuentra en mal estado el riesgo de sufrir un accidente se incrementa por lo que no está de más añadir a nuestro seguro de hogar una póliza complementaria que incluya esta circunstancia. Se reponen elementos del mobiliario urbano que se han deteriorado, se controlan las arquetas y se tapan baches. 106 de la Constitución reconoce el derecho de los particulares a ser indemnizados de toda lesión que sufran en cualquiera de sus bienes o derechos, salvo en los casos de fuerza mayor, siempre que sea consecuencia del funcionamiento normal o anormal de un servicio público.

De las que acabaron en la justicia, dos se estimaron parcialmente y hubo un solo caso en que la sentencia obligó al Ayuntamiento a abonar íntegramente la indemnización solicitada. PERITOS ESPECIALISTAS Contamos con especialistas altamente cualificados en valoración del daño corporal. En el mencionado voto particular se razona lo siguiente: «Uno de esos supuestos de responsabilidad objetiva o por funcionamiento normal es el de los daños «cuasi expropiatorios» o de “sacrificio” que causa la Administración en su actuación. Al respecto, debemos decir que la certeza del accidente y el lugar en que el mismo se produjo, han quedado acreditados por su conocimiento directo por la patrulla de la Policía Local que intervino en las actuaciones y trasladó a la accidentada a un centro sanitario.

Propuesta de resolución.- El instructor del procedimiento suscribió propuesta de resolución desestimando la reclamación formulada “al no existir relación de causalidad entre los hechos reclamados y el funcionamiento del servicio público”. Dado el carácter objetivo de la responsabilidad, se impone la prueba de la concurrencia de acontecimientos de fuerza mayor o de circunstancias acreditativas de la culpa exclusiva de la víctima, a la Administración.

¿En qué casos de caídas en una vía pública se puede reclamar? Se podrá reclamar una indemnización por daños en los siguientes casos: – Mal estado del pavimento, socavones en vía pública, desprendimiento de tapas de alcantarillado, daños en acera por raíces de los árboles, caída de señales, desprendimiento de losetas, arquetas sin tapa, mala, deficiente o inexistente señalización de obras, falta de iluminación nocturna, etc.. La existencia de irregularidades en las aceras o en sus bordillos es inevitable en toda población. Concurrencia de culpas Puede ocurrir que en la producción del daño intervenga la culpa de la propia víctima o de un tercero, que no determine la exclusión o ruptura de la relación de causalidad, toda vez que concurren distintas culpas (de la Administración o de la propia víctima, o de un tercer agente), no siendo ya ineludible el requisito de la exclusividad en el nexo causal, pues pueden concurrir otras concausas.

En tales casos, lo procedente sería no exonerar completamente a la Administración, sino moderar equitativamente la cuantía de la reparación o indemnización. Informe de la policía local.- el Superintendente Jefe de la Policía Local de Málaga informó que en relación al accidente mencionado “en esta Jefatura no obran antecedentes”. Se ha dicho que pretender una especie de vigilancia generalizada en todo tiempo y lugar es, desde luego, inviable y excede del deber de vigilancia y de mantener la seguridad de las calzadas que la Ley impone a los ayuntamientos. En este sentido se pronuncia la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (Málaga).

“Admitiendo su versión, la perfecta visibilidad existente por tratarse de las 11 horas de la mañana y el hecho de llevar en brazos a un niño de tan corta edad, la obligaba a caminar observando una diligencia y atención elemental precisamente para proteger al menor en el caso de una posible caída”. Se solicitarán los informes necesarios, aunque siempre de carácter no vinculante (Ley 30/1992) a los departamentos del consistorio relacionados con la reclamación (como por ejemplo, departamento de urbanismo, en el caso de desperfectos en el pavimento o de obras públicas en el caso de obras en la vía pública). Por una parte se reconoce el derechoParte médico de baja laboral Parte médico de alta laboral Examen del procedimiento tramitado.

El examen del procedimiento sustanciado debe circunscribirse a la comprobación del cumplimiento de los requisitos formales establecidos en el Real Decreto 429/1993, de 26 de marzo, por el que se prueba el Reglamento de los Procedimientos de las Administraciones Públicas en materia de Responsabilidad Patrimonial, disposición mediante la que se dispuso el desarrollo reglamentario del aludido artículo 142.3 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre. que es el más exigente y es el requerido para zonas exteriores de piscinas y superficies con pendientes igual o mayor que el 6% y escaleras”, precisaron. – Demanda contencioso administrativa. En este caso, como hemos expuesto, el perjudicado no procedió a cruzar la calle, conforme exige el artículo precitado, por el paso de peatones que existe en la mencionada vía, según los informes incorporados al procedimiento.

Casos más habituales dentro de este ámbito: Caídas en establecimientos o centros comerciales. En cualquiera de los dos supuestos, es necesario probar que las malas condiciones de la vía pública o del establecimiento fueron la única causa de la lesión. Caída en vía pública Caida en vía publica. Accidentes de circulación del servicio público correspondiente, siendo indiferente que lo ejecute directamente o a través de alguna de las fórmulas de gestión indirecta”. se encuentra al frente del Instituto, un centro especializado en el asesoramiento legal médico.

Pero ¿qué ocurre cuando los daños se producen como consecuencia de un obstáculo en la calzada o la falta de señalización de zanjas o socavones? En algunos casos, las consecuencias de una mala caída o golpe ocasionado por obstáculos o elementos mal colocados, defectuosos o sin señalizar pueden tener graves consecuencias. Lógicamente, en muchos supuestos se trata de un caso fortuito y no siempre existe una responsabilidad del titular de la vía pública o del establecimiento, pero en algunos casos dichas caídas sí son consecuencia de una negligencia, imprudencia o mala señalización o mal estado de conservación de calles, edificios y establecimientos.