Las indemnizaciones pactadas por mutuo acuerdo

Como actuan las empresas para hacer un despido improcedenteLos organismos internacionales insisten a España en que, pese a la vuelta al crecimiento económico, el tiempo de las reformas urgentes no ha acabado. La reforma redujo drásticamente ese tope y lo dejó en 720 días de salario, 24 mensualidades. Y es que para Hacienda la compensación por la finalización de un contrato temporal no está exenta, por deberse a la expiración del plazo o duración de la obra o servicio convenido entre las partes, y no existir perjuicio, Compensación por despido En el caso de despido por razones objetivas (causas económicas / organizativas, de capacidad de los trabajadores/as y otras razones objetivas), la indemnización por despido se abona al trabajador/a en el momento de la notificación de terminación del contrato que se entrega al trabajador/a por escrito.

La indemnización por despido / redundancia es igual a 20 días de salario por año de servicio con un máximo de 12 meses de salario. Esta declaración de improcedencia trae como consecuencia una de estos dos efectos a elección de la empresa, optar por indemnización o por readmisión: Una indemnización (+ información de cómo se realiza el cálculo), cuya cuantía depende de la antigüedad y remuneración del trabajador, calculada en dos tramos: Hasta febrero de 2012 -antes de la reforma laboral- 45 días por año trabajado, con un máximo de 42 mensualidades. Después de febrero de 2012, 33 días por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades. Readmisión del trabajador en su puesto de trabajo con el abono de los salarios dejados de percibir desde la fecha de despido hasta la reincorporación.

En este sentido, el juez es el único que puede reconocer la improcedencia del despido. Como este número de días no supera el límite de 720 establecido en el artículo 56 del Estatuto de los Trabajadores (24 meses), procede su aplicación. “En particular”, añade, “la indemnización por despido tendría que establecerse en forma uniforme, con el fin de que en todos los tipos de contratos sea baja en un principio y aumente paulatinamente con la permanencia en el puesto”. Generalmente el dinero o las ventajas se ofrecen a cambio de un acuerdo de no demandar al patrón o alguna otra concesión. – Antigüedad desde el 18 de marzo de 1980 hasta el 18 de octubre de 2012. – La antigüedad alcanzada el 11 de febrero de 2012 es de 31 años y once meses, lo que arroja una cifra de 1436 días. Cuando se extinga el contrato con anterioridad al acto de conciliación, estarán exentas las indemnizaciones por despido que hubieran correspondido si el mismo hubiera sido declarado improcedente, y no se trate de extinciones de mutuo acuerdo en el marco de planes o sistemas colectivos de bajas incentivadas.

La indemnización por despido improcedente es compatible con la mejora prevista en convenio colectivo para el caso de invalidez permanente derivada de accidente, siempre que en el momento de producirse el accidente estuviera vigente el contrato de trabajo. EJEMPLO PRÁCTICO: CÁLCULO DE LA INDEMNIZACIÓN POR DESPIDO IMPROCEDENTE El trabajador entró a trabajar en la empresa el 1-1-2001 y fue despedido en despido declarado improcedente el 4-3-2008. Así, su indemnización pasó, tras la sentencia.

Como se trata, por el momento, de una única sentencia, los juristas afirman que aún no se puede hablar de que sienta jurisprudencia, pero también admiten que desconocen si tribunales inferiores pueden acogerse a dicha sentencia para pronunciarse en el mismo sentido, lo que dejaría en papel mojado uno de los aspectos más controvertidos de la reforma laboral, como es la reducción del coste de la indemnización por despido. Nuevo desencuentro En declaraciones el director del área de Laboral de Abogados, considera que con este sentencia se produce un «nuevo desencuentro» entre la judicatura y los objetivos pretendidos con la reforma laboral por el legislador, esta vez sobre un aspecto que no había generado hasta ahora ninguna «controversia interpretativa».

Además, en su opinión, se trata de un tema «de no poca relevancia económica», que incrementa el coste de la indemnización por despido de los trabajadores de mayor antigüedad en la empresa, y que «a buen seguro» generará en los próximos meses un «repunte» de la litigiosidad en los tribunales. La reforma fiscal que aprobó el Gobierno introdujo importantes novedades, entre ellas, la nueva tributación de las indemnizaciones por despido. Es, precisamente, respecto a esta última trabajadora En el caso de que el año pasado acabara un contrato de obra y servicio y recibiera un una indemnización, sí existe obligación de declararla. En este caso la empresa debe demostrar que ese despido es por esa razón y que es necesario reducir los costes para su supervivencia. Faltas de asistencia de manera reiterada del puesto de trabajo.

De modo que, si el primer período supera los 720 días, se “desactiva” la limitación y automáticamente queda ampliada a 42 mensualidades; o bien, – está empleando el término “máximo” como único parámetro de cálculo a tener en cuenta si la antigüedad anterior a febrero 2012 supera los 16 años. En la medida que el criterio del Legislador era limitar la indemnización, quizás, hubiera sido menos controvertido si en vez de emplear el adjetivo “máximo” hubiera utilizado el término “único” (o un sinónimo del mismo).

De modo que la redacción de la citada disposición hubiera quedado del siguiente modo: “La indemnización por despido improcedente de los contratos formalizados con anterioridad a la entrada en vigor del presente real decreto-ley se calculará a razón de 45 días de salario por año de servicio por el tiempo de prestación de servicios anterior a dicha fecha de entrada en vigor y a razón de 33 días de salario por año de servicio por el tiempo de prestación de servicios posterior. En el caso de dicha sentencia, el Tribunal Superior de Justicia, consideró que como máximo se debían abonar 24 mensualidades (720 días) a pesar que la antigüedad de las dos trabajadoras era de 32 y 23 años, y que habían sido despedidas de manera improcedente en el mes de octubre de 2012.

La nueva regulación surgida de dicha reforma laboral (RDL 3/2012), modificó el Estatuto de los Trabajadores, en concreto el artículo 56.1, reduciendo de manera considerable dichas indemnizaciones, y fijó para el supuesto de los despidos improcedentes una indemnización de 33 días por año con un máximo de 24 mensualidades (720 días), no obstante el propio Real Decreto Legislativo 3/2012 en su Disposición Transitoria 5ª, fijo un periodo transitorio para aquellos contratos que se habían formalizado con anterioridad a la aprobación de la reforma laboral.